01/03/2019 Sin categoría 2

MANIFIESTO CRAFT FILM FESTIVAL

El Craft Film Festival es el primer festival de cine de Barcelona dedicado en exclusiva a las películas con poco o ningún apoyo de la industria, autoproducidas y pocos o sin medios para su distribución. Nos diferenciamos así de los demás festivales, en los que estas obras suelen quedar relegadas a una pequeña sección.

Nuestra arteria creativa está regada por un gran número de vertientes y condiciones: el cine guerrilla, la contracultura, los micro-presupuestos, el DIY (do it yourself) y la artesanía… Todas ellas confluyen en un denominador común, la aparición de nuevos lenguajes y modelos de producción como consecuencia directa del funcionamiento de la industria, feroz e inmisericorde, guiada por datos puramente económicos donde no hay hueco –salvo en maravillosas excepciones– para la puesta en valor de lo humano, ni mucho menos para el riesgo y la transgresión.

Así, nuestros principios artísticos y morales son los siguientes:

DEL LOW COST AL SLOW COST:

Los presupuestos reducidos son la realidad habitual de los cineastas craft. No obstante, consideramos que el término low cost, totalmente desprestigiado en la actualidad, no se corresponde con nuestros films. Suele relacionarse con productos de baja calidad, sin personalidad, producidos en masa bajo la tutela del capitalismo más extremo. En Craft apostamos por el tránsito hacia el slow cost: nuestras películas se crean con mimo y perseverancia. Se alejan de la producción express con restricciones temporales inamovibles. Por tanto, están también pensadas para que su consumo sea pausado y atento. Queremos alejarnos de la deriva que ha tomado el concepto de cinefilia, convertido ahora casi en “cinefagia”. El cine comercial opta cada vez más por ofrecer productos masticados de fácil digestión, pero el séptimo arte no debe ser tragado compulsivamente, sino pensado, revisado, y pensado una vez más.

EL CONTEXTO ECONÓMICO COMO SEÑA AUTORAL:

La existencia del cine craft podría considerarse forzosa. Nos encontramos en un momento histórico excepcional. La crisis económica es ya la norma en todo el mundo, el sistema capitalista está al borde del colapso, la inestabilidad financiera es una realidad ya consolidada en nuestra sociedad. Como ocurre siempre que la economía toca fondo, la cultura y las humanidades son las primeras olvidadas. El cine, en la cúspide de sus limitaciones, refleja esta realidad en todos sus niveles como ya ocurriera, por ejemplo, con el Neorrealismo italiano. Los guionistas reflejan la precariedad en sus textos, los directores recurren a fórmulas extremas para poder contar lo máximo con lo mínimo. En palabras de Juan Cavestany, “cine en serio con presupuesto de risa”. Cuando no se cuenta con nada, tampoco hay nada que perder. Por eso el cine craft interroga sin miedo al espectador, remueve sus entrañas, arriesga. Adopta la postura de contrapoder olvidada por los medios de comunicación generalista. El cine es la resistencia.

DIY OR DIE:

Las condiciones ya expuestas dejan a los directores con una sola alternativa: do it yourself or die (hazlo tú mismo o muere). La implicación del autor en la película se manifiesta en todos los aspectos. Nacen así obras con personalidad, únicas, diferenciadas por unos códigos narrativos y formales individuales y originales. Son piezas audiovisuales que requieren un esfuerzo desmedido por parte de los directores, pero que también les permiten profundizar en su imaginario personal sin límites ni distorsiones, contribuyendo así a la creación de un entramado cultural rico y diverso. Al ofrecer a estas películas de distintas partes del mundo el altavoz que merecen en Barcelona, logramos romper la barrera espacial catapultando las creaciones locales, inalteradas, a un contexto internacional. Además, optamos por trasladar nuestro festival a un lugar acorde a nuestro discurso: la Nau Bostik. Se trata de un espacio cultural versátil y autogestionado situado en un barrio obrero, que cuestiona con ahínco y rebeldía el statu quo del neoliberalismo radical. En definitiva, es el hábitat natural de las películas craft.

LOS NUEVOS TALENTOS COMO APUESTA DE FUTURO:

Nuestros principios y condiciones nos sitúan como un festival atractivo para los directores primerizos. En cada edición recibimos más de cien largometrajes de diferentes países del mundo, entre los que se encuentra una gran mayoría de operas primas. Esta circunstancia se hace patente en nuestra programación, donde predominan este tipo de obras. No se trata solamente de una cuestión causal, y desde luego no es algo casual. En el Craft Film Festival consideramos el apoyo a los nuevos talentos un compromiso e incluso una necesidad. El cine, como el arte en general, se encuentra en un proceso de metamorfosis incesante en el que, sin olvidar a los grandes maestros que preceden a nuestros tiempos, debemos dejar paso a nuevas miradas. Para que el cine sea siempre un espejo actualizado que refleje nuestro tiempo, es necesario apostar por su constante regeneración.

COMPROMISO ABSOLUTO CON LAS CAUSAS SOCIALES:

Como herramienta de contrapoder, el cine es un medio idóneo para la lucha social. El apoyo a los colectivos minorizados y a los movimientos que los defienden es, en los tiempos que corren, casi una obligación. Desde el feminismo, el movimiento LGBT+, la lucha antirracista, la lucha contra el clasismo y la aporofobia, hasta la ecología y la responsabilidad medioambiental. En Craft valoramos mucho las películas que hablan sin tapujos sobre temas clave para conseguir una sociedad más justa, por incómodas que puedan resultar. Además, valoramos también estos compromisos desde el propio proceso creativo, tanto de las obras como del festival en sí mismo, apostando por productos y modelos de producción eco, artesanales y respetuosos con la sociedad.



About the Author

Sebastián Blanco:


2 Comments on "MANIFIESTO CRAFT FILM FESTIVAL"


    Would you like to share your thoughts?

    Your email address will not be published. Required fields are marked *